UNA GRATA “SORPRESA” QUE COMPARTIR

Una mañana pensamos, mi pareja y yo, donde ir a menos de 2 horas de viaje. El mapa hablaba por sí solo, había sitios lejanos pero cercanos. Quiero decir que estaban a muchos kilómetros; pero a tiro de AVE. Allí estaba Córdoba: milenaria, impasible, y receptiva. Teníamos claro nuestro objetivo: SENTIR. Así pues, que nos pusimos en contacto con una de las mejores opciones de alojamiento.

Llegamos, nos sorprendimos, nos relajamos y lo disfrutamos. La verdad que la estancia fue desarrollándose de forma sencilla, normal sin más. Agradable, sí; pero normal, que siempre se agradece.

La sorpresa vino después. Os cuento, llegamos a Madrid y volvimos al trabajo con ese regusto de haber disfrutado “como en casa”. Pero nos vimos desbordados, y tuvimos que recodar las secuencias de acontecimientos que vivimos aquel fin de semana. Y no puedo escribir más:

Al mes de nuestra estancia , mande un mensaje a Integralix que nos asesoró, alojó y nos trató excepcionalmente para darle las gracias por esas grandes vacaciones y para darle la noticia de que estamos embarazados, es posible que nuestro hijo se llame Rafael, patrón de Córdoba.

Almudena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *